Cosas de José Antonio, para andar por casa…

Aquí se puede opinar con cortesía y "animus iocandi"

Archivar en la categoría “Política”

CORTO Y POR DERECHO

Acabo de enterarme, por casualidad, de que el IVA y el IRPF que se recaudan no alcanzan para cubrir los gastos de la Administración en España.

Acabo de enterarme, por casualidad, de que se ha lanzado un globo sonda acerca de la posibilidad de subir el IVA hasta el 20% pretextando que es Alemania la que nos obliga para igualarnos a ella.

He oído decir que el señor Rajoy ha bajado un 20% las subvenciones a los partidos políticos.

Creo que el mentado señor se equivoca gravemente al no hacer lo siguiente:

  1. Adelgazar la Administración -todas las Administraciones- hasta que puedan ser mantenidas con un nivel de gasto que nos podamos permitir.
  2. Desmentir de manera rotunda que se vaya a subir el IVA al 20% a menos que se anuncie simultáneamente una equiparación con Alemania en sueldos, pensiones, prestaciones sociales y bienestar social.
  3. Suprimir las subvenciones a los partidos políticos, sindicatos, patronales y demás depredadores del presupuesto.

De no cumplir con todas y cada una de las sugerencias anteriores pude ir descontando mi voto de los que le queden, porque marear más la perdiz no va a conducir sino a enrede más aún lo que ya está enredado sin visos de que se puedan dar soluciones a nuestra situación actual.

Feliz verano.

Ahora, en serio

Imagen¿Ha visto ustedes esto? ¿sí?, pues hagan como si no…, como si  no existiera porque, total para lo que nos sirve… La Fiscalía, fíjense bien, ha dicho que silbar a la Bandera de España no va contra la Ley. Pues esa Ley ha de cambiarse de inmediato, para que cualquier tipo de insulto o menosprecio a la Bandera, al Rey, al Himno o al Presidente de la República -si llega algún día- sea considerado delito y se aplique la pena debida, al que lo cometa.

Los “demócratas” siempre salen con que son cosas menores cuando se trata de la Bandera de España y de eso hay más de una que se aprovecha para pescar en río revuelto -y caudaloso- de la idiocia de esos “demócratas”; sí, de esos que tienen  la facultad de otorgar el carnet. Porque resulta que la bandera cuya representación ven arriba es MI Bandera y exijo que sea respetada, porque si no lo es, puedo sentir la tentación de no respetar las legítimas de cada cual y esto se convertirá -mas aún- en una jaula de grillos. Y digo lo mismo del Himno y del Rey, pero no puedo decirlo de un hipotético Presidente de la República.

Estoy harto – y no soy el único- de aguantar impertinencias y reflexiones pseudo-históricas mal digeridas, de quienes utilizan cualquier resquicio para imponer sus criterios, gentes que son incapaces de dejar que los que no están de acuerdo con ellos, vivan en paz; gentes que no son capaces de dejar vivir al resto.

La pitada al Himno por parte de la mayoría -dicen- de los asistentes al partido de fútbol entre el Athletic de Bilbao y el Barcelona no sólo indica que hay separatismo en ambos territorios, indica, además, que esa mayoría está mal educada. Ahí va a estar la madre del cordero, en la educación.

Los que defienden la “libertad de expresión” referida a este caso, están defendiendo lo soez, lo de mal gusto, lo feo, lo antiestético. Ya se sabe que “no hay Ética sin Estética” y sólo lo pueden defender esa pretendida libertad, mediante una simplificación de su discurso racional; en realidad es que el discurso no les da para más.

¡Pobre España!

A mayor abundamiento…

Se me olvidó añadir a la lista de recortes que tendría que haber hecho el señor Rajoy para que se entendieran los sacrificios que son necesarios ahora, el de los Sindicatos. También es imprescindible el que ha de haber en las subvenciones que perciben los partidos políticos, pero lo dejaremos, por ahora, para tratarlo en ocasión más propicia. Claro que eso supondría poner a España boca arriba y costaría algo más que dinero, pero no cabe duda de que hay demasiada gente que pisa moqueta sin que su presencia sea necesaria.

Me cuentan que en Andalucía se han dado a lo Sindicatos las subvenciones siguientes:

A la bienamada UGT, en euros de los de comprar entradas del cine:

14.000.484,00  para convenio de colaboración en materia de formación profesional, autorizando el abono “sin justificación previa, de la totalidad del importe…”

4.267.026,00 para los mismos menesteres y en las mismas condiciones

8.738.107,00 idem.

A las queridas compañeras CC.OO. en idénticas circunstancias que en el caso de “los de casa”:

14.001.400,05

8.738.107,00

8.738.175,00

4.262.510,00

 La suma de las cantidades antes dichas arroja un monto total de 60.745.809,05 euros del ala que parece ser, a tenor de lo que se ha hecho en materia de formación, que es otro “chocolate del loro”.
Eso sólo en Andalucía; pero lo que me llama la atención es que sea concedida la autorización de pago sin que haya una justificación previa, un presupuesto al menos, porque da la impresión de que llegan los sindicatos y dicen: “… dame.. ocho -o cuatro, o catorce- millones de euros” y la Junta abre la caja y les suelta los dineros como si fueran calderilla. No es que me meta con Andalucía, porque supongo que habrá sido costumbre de todas las comunidades autónomas, sino que da idea de la “diligencia” con que se ha administrado el dinero procedente de los impuestos de todos nosotros.
Por tanto, otro recorte en profundidad que hay que hacer es el debido a los sindicatos, que, al igual que en el caso de los partidos políticos deben subvenir a sus necesidades mediante las aportaciones, cuotas, donativos, daciones, etc. de los que militen en ellos. ¿Que eso no sería posible? ¿Y cómo lo sabemos si nunca se ha hecho? Lo que sí sabemos es que el sistema actual es tan descerebrado que no puede seguir manteniéndose. La gente de la calle está harta. Sobre todo los que hemos conocido otros tiempos, otras épocas, otros modos de administrar.Imagen
El Duque de Segorbe, que había prometido edificar este monasterio -ahora derruído por la incuria de los hombres, el paso del tiempo y por una decisión política que no mejoró nada de lo que había- tardó en levantar el Monasterio de los Jerónimos de la Esperanza un montón de años y lo remató… cuando pudo, lo cual no fue poco. Ése es el ejemplo a seguir que no han aprendido nuestros gobernantes, “lo del brazo y la manga” y no el de “gastar un poco más de lo que se ingresa” porque ese es un procedimiento que activa la economía momentáneamente, pero lleva al desastre al correr del tiempo. Otra vez, y no sé cuántas van, el sentido común al poder.
Claro que, como todo esto son verdades de Perogrullo, los que tienen la oportunidad de aplicarlas se las pasan por el forro de… por el forro.

A los pies de los caballos

Parece mentira escuchar y leer lo que se dice y lo que se escribe por estos pagos en relación con la situación crítica de España. Parece que lo que hace el Gobierno no le gusta a nadie, claro. Tampoco le gusta a un enfermo que le corten una pierna, o las dos, si de lo que se trata es de salvar su vida. El error puede estar en el diagnóstico y ése s en el que se ceban los críticos con las decisiones del Gobierno.

Resulta que hemos estado aplicando las políticas, que ahora se echan de menos (?), con unos resultados catastróficos que nos han llevado a la situación en la que nos encontramos. Pues bien, los detractores del diagnóstico pretenden que se sigan aplicando las mismas -o similares- políticas. Ahora resulta que si reducimos gastos no creceremos. Personalmente creo que en la situación en la que nos encontramos no hay más remedio que dejar de gastar, mal que nos pese, y empezar a vivir en situación de no “estirar más el brazo que la manga”. Si se llega a una adecuación entre coste de la vida e ingresos de las familias, con un adecuado coste de producción, la reactivación vendrá por la competitividad de nuestros productos en el exterior. Parece que nadie se da cuenta de que lo que produzca el comercio interior no “enriquece” a una nación. Lo que la enriquece es lo que se ingresa desde fuera. Si tenemos mil y los vamos cambiando de manos seguiremos teniendo mil… unas veces unos y otras veces otros, pero mil. Si entran quinientos de fuera, tendremos mil quinientos… Si seguimos haciendo circular esos mil como un caramelo en la boca de un viejo, no adelantaremos nada y seguiremos, como gatos recién nacidos, a los pies de los caballos.

... como gatos recién nacidos a los pies de los caballos...

A mi entender, el gran fallo del Gobierno del señor Rajoy – que le costará el poder en las próximas elecciones, si logra terminar la legislatura y no tiene que irse antes- ha sido el de no empezar recortando por arriba. No se ha dado cuenta de que los cimientos no soportan la carga de las cúpulas. Los egipcios truncaron la pirámide truncada cuando se dieron cuenta de que el peso de “lo de arriba” no podía ser soportado por “lo de abajo”, así es que decidieron no someter a más presión a las bases y “recortar” lo que iban edificando arriba.

Si D. Mariano, en lugar de poner cara de póquer y desdecirse de lo que había dicho, se saca de la componedora de decretos uno que hubiera liquidado el Senado, la gente hubiera aplaudido hasta con las orejas; los políticos no, pero el pueblo llano hubiera visto un atisbo de esperanza que se hubiera incrementado si se hubiera tomado otra decisión inmediatamente después de la primera: dejar las Autonomías en los huesos, con unos presupuestos fijos y controlados sin posibilidad de endeudamiento alguno. A partir de ese desmantelamiento del Estado de las Autono “suyas” con el ahorro consiguiente en televisiones autonómicas, aeropuertos, estaciones de AVE, gastos de funcionariado, de políticos y otras lindezas cuya suma no puedo ni realizar porque me mareo, cualquier sacrificio hubiera sido bien visto por la ciudadanía; pero pretender cargar todo el peso de los recortes en los de abajo es querer salvar el edificio…  quitando fuerza a los cimientos en lugar de aligerar por arriba. ¡Ah! y los bancos… sálvese quien pueda, que son sociedades con ánimo de lucro y si nadie ha echado una mano a mi amigo Perico cuando su empresa ha tenido que cerrar… porque no tiene la liquidez necesaria para seguir adelante, no entiendo que se haya de ayudar a quien ha contribuido a hundir la empresa de mi amigo Perico. Que cada palo aguante su vela.

Los que no entendemos de eso tan complicado en que han convertido a la política los políticos, no tenemos otro remedio que aplicar el sentido común a las situaciones con las que nos encontramos. Los políticos, parecen haberse olvidado de que ese sentido existe y de que es aquél con el que razona la mayoría de los electores.

Si uno escucha las tertulias de la radio, mira los programas de televisión y reflexiona después acerca de lo que ha oído y ha visto, se dará cuenta de que “el medio es el mensaje”, es decir, que cada emisora o cadena de televisión procura transmitir el mensaje que conviene a su ideología. Por tanto, ni resuelven ni aclaran nada y parece que nada tenga solución porque los brillantes argumentadores en uno u otro sentido te “llevan al huerto” apenas bajes la guardia. Se hace necesario darse cuenta de que lo que dicen unos contradice lo que sostienen los otros y, claro, discutir si son galgos o podencos hace que unos u otros se nos terminen comiendo. A mi modo de entender, es necesario dejarse de ideologías, de estados del bienestar -que ¡ay! no volverán- y darse cuenta de que cuando los que ahora estamos jubilados teníamos entre veinte y muchos y treinta y pocos años, se nos abrían unas perspectivas tremendas, un plan de vida que nos afanábamos en alcanzar y lo lográbamos por más que los esfuerzos hubieran de ser grandes. ¿Qué les pasa ahora a los jóvenes, mucho más preparados que nosotros? Que han de irse a labrarse un porvenir a otros países… que nos cobrarán las patentes de los productos que estos jóvenes preparados contribuyan a descubrir. Es la eterna canción. Ya vendimos nuestro hierro y nuestro cobre a los ingleses, que nos lo cobraron con creces cuando nos devolvieron el material elaborado a base de la materia prima que se llevaron de aquí.

Y como a perro flaco… llega esa señora de apellido difícil de pronunciar y se queda con YPF. A mí me cae mal REPSOL por las canalladas que ha venido haciendo con los abanderados de “sus” Estaciones de Servicio, pero lo de Argentina me parece un robo en toda regla, lo de Bolivia también pero aquí quisiera encontrarme con una España como la que teníamos con Aznar a la que tanto criticaron los señores de la izquierda, tan buenos ellos para establecer relaciones diplomáticas con países que nos importan un pepino, pero que el “buenismo” imperante en el momento señaló como los amigos necesarios. ¿Cuánta tontería!

Se me olvidaba que entre los recortes, se podrían contar también los de las sinecuras de los políticos que han salido del des-Gobierno anterior. Al señor Rodríguez Zapatero y a sus “ministras” más conspicuas habría que dejarles que se ganaran la vida en empresas del mercado alemán… jajajaja. Para eso nos dejaron a los pies de los caballos.

 

 

 

Carta de Pepe a Isidro

Un Concierto

Querido Isidro:

Ya he podido comprobar, que la “clase” termina por imponerse. Ahí tienes al Real Madrid Campeón de Liga, como hace tiempo me habías pronosticado. La emoción de los últimos partidos sólo ha servido para mantener el interés en el campeonato, que -debes darte cuenta- es cosa de dos. El resto somos los comparsas de este circo que es el fútbol, así es que la competición ha perdido todo el sentido gracias a los dineros que os gastáis en fichaje . Y que conste que empleo la palabra “circo” en alusión a lo que de “distracción” tuvo en el Imperio Romano.

-¡Somos los mejores!, parecen gritar los rostros de los madridistas de siempre y los de ocasión -que la gente se apunta a subirse al carro del vencedor- en estos días de euforia y alegría… espurias.

Y lo digo con el conocimiento que de la vida me dan los años. Probable es que la gente quiera aturdirse con lo que se les ofrece de alegre, pero -sin querer que todo el mundo esté con la cabeza hundida- la que tenemos liada es de las de “no te menees” porque si algo se menea… se cae.

Esta mañana he leído en algún periódico que las reformas que está llevando adelante el Gobierno de Rajoy “son tan impopulares como imprescindibles” Y yo que miro en mi derredor y veo cadáveres por todas partes, -de empresas, de proyectos, de ilusiones, de vidas truncadas- me pregunto qué extraño atractivo tendrá el poder para hacer que personas como D. Mariano -Rajoy, claro- que podrían quedarse tranquilos en sus casas, salten a la palestra a asumir responsabilidades que les obligan a tragar, al menos, un sapo cada mañana.

Por más que intento cogerme al clavo ardiendo del patriotismo, no puedo terminar de creérmelo. Cada vez me aparece el diablo de la codicia y me dice que es por ser más por lo que se aventuran a esos desagradables desayunos diarios. Por ser más poderosos, más ricos, más influyentes, más conocidos…

Flores

Y visto así, he de reconocer con Espronceda que pienso que:

“…allá muevan feroz guerra /

ciegos reyes, / por un palmo más de tierra…” porque aquí, en el pueblo, tengo por mío casi todo lo que es de mis amigos; alguno me regala entradas para la ópera, otro me invita a una paella que hace con mano maestra, uno me regala chuletas de un cordero que acaba de matar, otro  me lleva a coger habas que son manteca pura, hay quien me trae flores a casa y no falta alguna que me obsequia con una tarta de queso deliciosa; pero todos me ofrecen su afecto que hace mucho más valioso el obsequio. Yo les ofrezco naranjas, que unas veces toman y otras no, siempre -desde siempre- mi cariño y mi absoluta buena disposición hacia ellos. Sin más, pero es suficiente.

Así es que, querido pariente, he decidido con Fray Luis retirarme a la “descansada vida”, olvidarme del “mundanal ruïdo” y “seguir la senda por donde han ido / los pocos sabios que en el mundo han sido…”

Para no aburrirme, hago un programita de radio que entretiene mis horas de ocio y que colma la necesidad de halagos que siempre he tenido. Hacemos poesía todos los lunes, de 19:30 a 20:00 en el 87,7 de la F.M. en Radio Escabia. Por si la quieres escuchar la encontrarás en http://www.radioescavia.com. El programa se remite los domingos desde las 10:30 de la mañana.

¿Ves como no es necesario ser campeón de Liga ni siquiera vivir en Madrid para ser feliz?

Salúdame a todas las mujeres de tu familia y a todas las que conozcas aunque solo sea de pasada…

Un abrazo

Pepe

 

La “brasa” de la política…

Todo lo que se relaciona con la política ha de ser puesto en cuestión permanentemente, digan lo que digan los que se dedican a ella. Tenemos ejemplos sobrados de que no es fiable ningún colectivo que pise moqueta día tras día, en lugar de pisar asfalto y tierra y conocer lo que piensan los que les han votado.
Durante el proceso de investidura del Sr. Rajoy he advertido algunas cosas que no me han gustado un pelo y que, con mi acostumbrada falta de rigor expositivo, iré comentando.
Piden confianza y dicen, se les llena la boca, que hay que hacer “pedagogía”; (ésta es otra más de las chorradas con las que nos obsequian los señores políticos, porque les gusta una palabra y ¡hala!, a emplearla sin pararse a pensar. Porque más que “pedagogía” lo que falta es “didáctica”, pero de ésto no se dan cuenta… o sí y en cuanto le tomen el gusto emplearán el término para referirse a “algo” que tangencialmente toque a lo que la palabra significa. ¿Un ejemplo? El epicentro. Todo es o está ahora en el epicentro famoso de lo que sea. Es que, claro, el epicentro -debe pensar el politiquillo o el periodistilla de turno, que los plumillas también contribuyen- tiene que ser algo más que el centro, debe ser el centro del centro, la leche en verso, y allá que te va el palabro dando agonía de tanto usarlo y de usarlo tan mal.¡Vivan las disquisiciones largas!)pero no se dan cuenta de que un ejemplo arrastra y los que vemos un día y otro día es que están ahí no para servir, sino para servirse y quedarse lo servido, ¿o es que alguien ha visto devolver los dineros al que se los ha llevado calientes? ¿Devolverá el señor Urdangarín lo que se haya llevado en el caso de que se le demuestra judicialmente lo que parece evidente para el sentido común? ¿Qué pasó con los fondos reservados de la época de D. Felipe? Los políticos que se han retirado de la política, ¿de dónde sacan p’a tanto como destacan?
Los Giles, Muñoces, del Nido, y compañía, ¿se habrán quedado pobres como ratas -lo que eran antes de llegar a trincar lo que hubiera- cuando se les ha condenado con sentencia firme?
Hasta que la justicia deje de ser garantista con los que reinciden, no creeré en ella.
Pero no se trata sólo de comportamientos feos en lo económico. La señora Díez, Doña Rosa, ha jugado a tomarnos por tontos para conseguir tener grupo parlamentario, haciendo lo que criticó duramente antes. Parece que “fer com fan, no es pecat” pero hasta que, tanto Agamenón como su porquero, tengan un comportamiento ético, no me fiaré de ningún ser humano. Recomiendo a mis hipotéticos lectores que no se fíen de mí.
Me dieron ganas de saltar a la yugular del señor Durán y Lérida -ése catalán nacido en Huesca- cuando le escuché decir que “Cataluña se empobrece con España”. Su desvergüenza no tiene límites y es falso incluso dormido. Cataluña, mejor dicho los políticos catalanes son culpables de barrer siempre para ellos y de no tener en cuenta al resto. Con la mandanga de su independentismo sacan provecho del resto de la nación que vé, impotente, como siempre consiguen algo más que los demás. Ahora creo que deben pinchar en hueso porque lo que piden no se les puede dar, antes bien, si plantean el “agravios comparativo” la respuesta debiera ser: cambiemos la fiscalidad en Navarra y en las Vascongadas porque no tiene razón de ser que sean distintos a los demás españoles. Que ya está bien…
Tener ideas distintas es propio de la naturaleza humana, pero en materia de separatismos sólo hay que leer el artículo 2 de la Constitución -en el que sobra todo lo que hay después de “…patria común e indivisible de todos los españoles.”. Con eso y la supresión del apartado 2 del artículo 3:”2. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos”. se terminarían la insoportable discriminación que se hace del castellano en algunos territorios autonómicos y muchos de los dispendios económicos -dinero tirado- en promoción de lenguas minoritarias que podrían seguir existiendo sin más que dejar el apartado 3 como está.
O tenemos igualdad en el trato fiscal o estamos discriminando a unos en beneficio de otros… que no son siempre los que más hacen por España. De hecho, los que más reciben son los que menos lo merecen. Proporcionalidad en este sentido, en las aportaciones y proporcionalidad en los repartos; éso es lo que el pueblo, la ciudadanía, entiende. Las fórmulas, componendas, pactos, retorcimientos y enrevesamientos de la norma sólo aportan discriminación y líos.
De entre los separatistas, los de Amaiur son los que habrán de ser más estrechamente controlados si no se quiere que nos den un disgusto el día menos pensado. Presentan carita de víctimas y son peores que un dolor, por primitivos, testarudos y empecinados. Me pareció escuchar en la declaración de alguno de sus dirigentes la frase. “…si quieren una paz duradera…” que los retrata de cuerpo entero. Es una amenaza clara que recuerda las de épocas anteriores. Mal servicio hizo a España el señor Rodríguez Zapatero con sus ideas acerca de lo que había que hacer… en todo.
Una sola idea me pareció buena de la gestión del señor Blanco: la de hacer que el transporte de mercancías pesadas se hiciera por ferrocarril. Derivar el transporte a las carreteras es encarecerlo y dejar de emplear una infraestructura que en su origen es cara y que hay que amortizar usándola. Pero me da la impresión de que no llegó ni siquiera a adquirir la categoría de idea y se quedó en noción. Alguien tendrá que volver al terreno del sentido común y destinar cada medio de transporte a la gestión de lo que le sea más adecuado, que así -empleando bien las cosas- también se ahorra.
La prensa, casi toda, ha salido en tromba alabando al señor Rajoy, los mercados han reaccionado positivamente ante el anuncio de lo que piensa hacer. Parece que la figura del futuro presidente da la talla y hasta el señor Rubalcaba está dispuesto a colaborar con él, con condiciones, claro. Como todos. Ya les diré cosas dentro de tres meses, para cuando hayan terminado la Cuaresma y las Fallas.
Ya que el turrón se ha puesto imposible, y el vino de Champagne está por las nubes -el cava no me gusta, me sienta mal- celebremos estas fiestas de manera frugal para ir acostumbrándonos…

Rumbos


Parece mentira, pero acertaron casi todas las encuestas y se ha producido un cambio de gobierno por la voluntad de la gente expresada en las urnas. Es bonito eso, lo malo es que a esa voluntad se obedece en virtud de intereses de partido que no siempre son limpios.

Hoy, D. Mariano Rajoy al que felicito por su victoria, tiene la papeleta más difícil que se ha presentado a cualquier Presidente de Gobierno desde la instauración de la democracia. Ha de tomar medidas duras, durísimas, que le van a granjear la antipatía de muchos y el aguijón de las oposiciones de todo el resto de partidos que no van a dejar ocasión de “hacer pupa” al que ha ganado. Las manifestaciones de “lealtad” de antes se van a olvidar y las navajas cabriteras harán su aparición como peces enloquecidos en la noche de la economía para ensartar el cuerpo del presidente o cualquier otro de los adláteres de su entorno.

¿Por dónde empezar? ¿A dónde atender? ¿Qué recortar? ¿Por dónde suprimir? Mire usted, D. Mariano, Si repasa los resultados de la votación se dará cuenta de que hay “algo” que no sirve más que para estorbar: el Senado.

 

Sin contar las abstenciones  -que podrían ser interpretadas como la voluntad de que se vayan todos ustedes al carajo-  los votos nulos y en blanco al Senado suman el 9,08% y son 2.167.795 los ciudadanos que hemos dicho que el Senado es un gasto y un estorbo. Sumada la abstención -ya sabe, los que no quieren saber nada de ustedes, los que están hartísimos- el total es de 12.057.149 votantes que dicen no al Senado. Sí, ya sé que es difícil suprimir una Cámara que viene en la Constitución, pero estamos ante una situación de casi emergencia nacional y habrá que tomar grandes medida, drásticas medidas. Que no las vayan a pagar siempre los mismos, ya me entiende.

En otro orden de cosas, lo de las subvenciones a Patronales, Sindicatos, Partidos Políticos y otros, ¿no se pueden recortar? Ya sé que a usted le ponen tierno las Diputaciones, pero el señor Rubalcaba tenía razón cuando le dijo que sus funciones las podría asumir la Autonomía correspondiente, que todas tienen funcionarios de sobra.

Ya que hablamos de Autonomías, que cada palo aguante su vela y recupere lo que debe ser igual para todos los españoles: la Sanidad, la Justicia, la Enseñanza y la Hacienda; luego dé a cada uno lo que le corresponda y ni un euro más.  Al que gaste lo que no tiene se le detrae del presupuesto siguiente y se publica por tierra mar y aire. Mientras tanto entre a saco en las Televisiones autonómicas, e impida los dispendios que hacen “ad majorem gloria…” de lo políticos autóctonos.

Puestos a igualar, déjese de cupos, cuotas y fueros especiales. Todos somos españoles y tomos hemos de aportar según lo que podamos y recibir lo que nos corresponda.

La Ley Electoral es un bodrio que hace que un voto a CyU valga más que uno dado a IU, con lo que se carga de raíz el “un hombre, un voto” porque hacen falta muchos más hombres con su voto cada uno para que saque un diputado doña Rosa Díez que para que lo saque el señor Durán y Lérida. Eso no es de sentido común y la gente  no lo entiende. Hágala mirar. ¿O es que cree que es razonable que con menos votos que IU, los señores de CyU tengan más diputados?

Disculpe el modo de señalar, pero es que creo que son cosas tan de sentido común… que se les van a pasar por alto a ustedes.
Más vale que acierte o veremos a nuestras mujeres como a las de la foto…

Enhorabuena. ¡Ojalá!

 

 

Vas vasuá

Ahora que se acercan las elecciones y que todo parece que vaya a ser “catastrofal”, como decía un amigo mío, hay quien se empeña en ser optimista y en sacar pecho. Esta mañana escuchaba en la radio que en la Comunidad Valenciana se han creado “nosécuántas” empresas en un período de tiempo determinado. Nadie ha dicho cuántas se habían cerrado en ese mismo lapso de tiempo.

No hay discusión posible; ni medio lleno ni medio vacío, el vaso está vacío.

Otras noticias son aterradoras, la prima de riesgo se ha disparado, estamos por encima de los 500 puntos y nos van a intervenir. No entiendo nada. ¿Nos van a intervenir los mismos bancos a los que les hemos dado el dinero a espuertas para que sanearan sus balances, sus cuentas, sus embustes y sus cambalaches?
Me importa poco que la deuda sea alemana, carpetovetónica o de Carrascalejp del Cuende. Lo que me importa es que “alguien” o “álguienes” pretende manejarnos a base de prestarnos un dinero que va a cobrar con muchos intereses cuando le toque o… ¿O qué? Porque de lo que se trata es de saber quiénes y cómo nos han metido en este lío y por qué lo tenemos que pagar los de siempre.
Sesudos varones especialistas en estas cosas de las finanzas y de la economía no se aclaran a la hora de diagnosticar el mal porque si se trata de hacernos creer que todos hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, habré de alzar el dedo y decir que yo no he sido. Y como yo, cientos de miles, millones de ciudadanos que siempre tuvimos los pies en el suelo, calientes, y la cabeza fría. Así que el que se endeudó, está teniendo su penitencia… hasta llegar a nivel de los banqueros… esos no; a esos les ayudamos para que nos la metan doblada -perdón por el modo de señalar- en cuanto toca a sus intereses.
Si fuéramos un pueblo consciente, una sociedad sabia y consciente de su poder, retiraríamos todo el efectivo que tuviéramos en los bancos y nos lo llevaríamos a casa a meterlo bajo un ladrillo. En quince días, resuelta la crisis porque se irían al carajo -estoy haciéndome muy mal hablado, pero me excusa la indignación que siento- banquitos y cajitas que no pintan más que para que unos cuantos de los de siempre vivan de manera espléndida.
Después del veinte de noviembre, el señor Rajoy -que no podía responder a la pregunta de una periodista porque no tenía el Ministerio de Hacienda- se va a encontrar lo que traducía Tip al francés cuando Coll mostraba cómo llenar un vaso con agua. “Vas vasuá”, decía el truhán. ¡Qué pena!

Otoño

Ya está aquí. hace apenas una semana parecía que no quisiera llegar nunca y lo tenemos encima con sus lluvias, sus descensos de temperatura, su camisita y su canesú… el otoño, nada menos.
Empieza el frío en lo que al clima se refiere, pero se calienta el ambiente social con la crisis, el paro, las recapitalizaciones y toda la serie de cosas que se han venido haciendo mal. Los socialistas dicen que desde hace mucho tiempo, por aquéllo de que la culpa siempre es de los otros, sin darse cuenta de que han tenido dos legislaturas en las que podían haber hecho mucho bien y han hecho mucho y mal. No sólo las alegrías del ladrillo han sido las causantes de la situación que lamentaremos durante mucho tiempo, también el relajamiento moral en todos los sentidos ha tenido su influencia en que nos encontremos tan mal. El capitalismo, en tanto que sistema, ha demostrado su inutilidad al llegar a los estadios en que estamos. Cuando las ingenierías financieras han sido sustituídas por la genética financiera pretendiendo reemplazar partes vitales por otras producidas en el laboratorio de las finanzas, se ha producido el rechazo y el sistema se ha roto. Pero ¿es que no nos hemos dado cuenta de que el dinero es, la medida de la riqueza y no la riqueza misma? El sistema se pervierte cuando el accesorio se convierte en esencia y eso es lo que nos ha venido pasando desde hace mucho tiempo. Ahora se trata de que los bancos tengan mucho dinero, ¿para qué, si el dinero es una invención del hombre, algo para representar otra cosa?
Este otoño, los poderosos de todo el mundo se entretendrán en someter a las gentes de a pie, esas que han contribuído con su voto a colocarlos en el sitio que ocupan, a más presión de la que ellos mismos son capaces de soportar. Someterán a las naciones a sobresfuerzos que no serían capaces de aplicar ellos en sus dominios, en condiciones de benignidad económica. ¿Y pretenderán que lo imposible se cumpla?
Por eso, ahora que llega la estación sin sombras, habrá que desconfiar de cualquiera que aparezca en el horizonte de las noticias. Pero, claro, como las noticias las manejan los que mandan, tampoco podremos fiarnos de ellas y, por ese camino, llegaremos a la desesperación nada menos.

Sombrío, lluvioso, ¿habrá esperanza?


Pero, también el otoño es una estación pausada y lenta. De la vorágine del verano hemos de pasar al estado de reposo casi absoluto del invierno y antes, ahora precisamente, hemos de ir aplicando el freno paulatinamente.
Es el momento de enzarzarse en la discusión con algún autor que nos aporte sus ideas en un buen libro, el momento de reflexionar acerca de lo que ha dicho el Papa -tan denostado por algunos como apreciado por otros- y digo el Papa, porque de entre los demás personajes que hablan, que discursean, ninguno me parece que tenga la profundidad que tiene el pensamiento de este hombre.
Y también es el momento de elaborar reflexiones propias y no dejarnos guiar por las opiniones de los demás. Va siendo hora de no escuchar en las conversaciones más que dos afirmaciones encontradas y el “yo” por bandera. ¿Se han dado cuenta de que todas las intervenciones empiezan por ese “yo” que termina por convertirse en el origen, la causa y la consecuencia de todo?
En cualquier caso el otoño es una estación magnífica que hemos de pasar si queremos llegar a las estaciones siguientes. La pregunta que nos hacemos ahora es: ¿cómo nos la van a hacer pasar? porque desde que no dependemos sólo de nosotros mismos, la vida se está poniendo cada vez más difícil de llevar adelante.
Me parece que el otoño -esa estación sin sombras a fuerza de ser sombría, como ya he dicho antes- este otoño de dos mil once, nos va a dibujar los perfiles claros de la realidad sin el deslumbramiento que produce el sol ni el contraste violento de la sombra viva.
Que Dios nos ampare.

¡VAYA DÍA…!

Por la mañana el anuncio de la muerte de Gadafi, que se confirmaba por la tarde mediante las terribles imágenes del linchamiento al que fué sometido el dictador. Por la tarde el comunicado de ETA que todo el mundo sabía que iba a darse y cuyo contenido predijo el señor Mayor Oreja. Los directores de los periódicos echando las muelas de la rabia porque dos noticias juntas de ese calibre son un desperdicio; mejor espaciaditas en el tiempo para poder editar tiradas extraordinarias.
El chaval de dieciocho años que dió el tiro de gracia al dictador libio no sabe en qué lío se ha metido. El resto de “rebeldes” que han estado combatiendo contra el orate de la jaima y sus corruptos acompañantes, tampoco. Ahora empezarán los tira y afloja de los que van a tomar en sus manos el gobierno del país, de un país inmensamente rico con ciudadanos pobre que van a seguir siendo pobres como ratas, mientras que la riqueza que tienen bajo sus pies se disuelve entre gobernantes, altos funcionarios, presidentes, ministros y toda suerte de sabandijas que chuparán hasta la última gota del oro en el que se transformará el oro negro de su subsuelo. Han luchado por la libertad… de votar cada cierto número de años y de que se les ignore luego o se constriñan las libertades individuales de que ahora gozan en nombre de una globalización, de una aproximación al mundo occidental, de lo que la televisión les ofrezca como deseable. Sin educación, sin posibilidades de analizar cosas por sí mismos, sin capacidad para obtener dtos y procesarlos, los seres humanos que se han dejado la sangre, la piel y la vida para quitarse de encima un yugo que los ha venido aplastando durante décadas, caerán en el yugo oculto del consenso, de la aceptación de lo que otros han decidido que “debe ser”. Su alegría por la muerte del tirano me da pena porque yo sé, ellos no, lo que les espera: otro tipo de esclavitud teñido con los colores de la libertad; si no me creen, pregúntenle a los sanamente indignados, que los hay.

Todo se consume en las llamas del ardor patriótico... incluso el ardor patriótico.

Lo de ETA era tan predecible que suena a refrito, a cosa cocinada en las trastiendas del poder para presentarlo en el momento en que más puede beneficiar a los colegas que han estado entre los peroles de la puesta a punto. No he querido escuchar las declaraciones de los políticos porque resulta que he decidido no fiarme de ningún político por nimia que sea su participación en este gran circo que es la partitocracia en la que estamos viviendo. No me pregunten cómo lo haría yo, porque ni lo sé, ni es mi cometido ponerlo en marcha; pero sé que hacen falta más de cien hombres buenos en cada nación para que la civilización occidental siga adelante.
Creo que ETA vuelve a engañar a todos y que de lo que se trata es de participar en el reparto de la tarta que suponen los impuestos que pagamos todos. En realidad, las buenas intenciones de los gobernantes desaparecen cuando pisan moqueta y tienen coche oficial a su disposición.
Parece que estoy enfadado, pero lo que he escrito me ha salido de un tirón, sin rectificar y sin pensar. Quizás no sirva de mucho, pero a mí me servirá para volver a leerlo cuando las cosas vayan … peor.

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: