Cosas de José Antonio, para andar por casa…

Aquí se puede opinar con cortesía y "animus iocandi"

Archivar en la categoría “Sin categoría”

A LA CONTRA

Ha de ser una cuestión de temperamento, porque me siento irremediablemente atraído por ponerme de parte de los que suelen perder, por adoptar las posiciones de los que van “en contra de…”

Hoy he esperado a que terminara el tercer partido de fútbol que ha presentado España en los Juegos Olímpicos, para escribir esta entrada en la que debo decir que no me gusta el espectáculo televisivo en el que se han transformado unas competiciones a las que el hombre ha desprovistode su esencia.

Llevamos cinco días de Juegos y no hemos conseguido ni una medalla. Menos mal. Todos los comentaristas a los que he leído o a los que he oído coinciden en que los árbitros han perjudicado de manera ostensible a nuestras selecciones de fútbol y de water polo. Las repeticiones de imágenes en televisión no dejan lugar a dudas: nos han echado de las dos competiciones. En la de fútbol con tres errores garrafales  por parte de los que habrían de ser jueces imparciales y que se han convertido en verdugos de uno de los contendientes. Claro está que el fútbol no permite a sus árbitros la rectificación, pero tanto la expulsión de un defensa español en el partido contra los japoneses, como los dos penaltis no pitados hechos a nuestros jugadores e incluso la permisividad con la actitud antideportiva de los jugadores hondureños han de hacer reflexionar a los que tienen la responsabilidad de conseguir -no sólo de procurarlo- que el juego sea limpio.

No quiero justificar con lo anterior la eliminación del equipo español. Ha sido un conjunto adocenado, sin garra, velocidad ni puntería, cansado y con la pretensión de imitar a la selección absoluta. Sabido es que “bienaventurados los que nos imitan porque de ellos serán nuestros defectos”. España se ha eliminado sola por su actitud, sus carencias y sus errores, pero no hay derecho a que se nos machaque como lo han hecho los que han pitado sus partidos de fútbol. En este deporte hay que marcar goles para ganar y España no ha marcado ni uno solo. Excepto unos minutos -pocos- en cada partido, no hemos visto un juego como el que nos gusta.

En water polo la cosa ha sido mucho más grave porque el juez de línea ha dado como válido un gol que lo era y el árbitro lo ha anulado porque… le ha salido del alma. De nada han valido las reclamaciones del seleccionador español a pesar de la evidencia de las pantallas de televisión. Una injusticia en toda regla

Me acuerdo ahora del juramento de los árbitros en la ceremonia inaugural de estos juegos -un espectáculo televisivo que es lo que “toca” en los tiempos que corren en los que todo se televisa y si no se hace, no existe- en la que se decía que iban a ser imparciales. ¡Já!

Cada vez me gustan menos los grandes “eventos”. Por no gustarme no me gusta ni la palabra.

 

Anuncios

UN SUCEDIDO

Escuchaba a un amigo de noventa años, comentar con otras personas que una vez tuvo un par de zapatos que le hicieron a medida por encargo de su madre. Seis pesetas le costaron … y no los pudo llevar nunca porque sus pies, hechos a la casi total libertad de las alpargatas, no resistieron el encierro entre paredes de grueso cuero y cierres de cordón contra los que se estrellaban los intentos de huída.

Tuve un par de botas hechas también a medida por el mismo zapatero y puedo asegurar que eran casi eternas. No había piedra, bote u objeto suelto en cualquier calle que resistiera el puntapié dado con ellas. Salía disparado a velocidades impensables de alcanzar con las alpargatas.

El relato vienen a cuento de que un chavalín, sentado en un banco de la plaza, antes de las doce de la noche, contaba a otros coleguillas que sus Nike eran de las que usaba Messi-o algo así- y que tuvo que montarle un “pollo” a su madre para conseguir que se las comprara. Ella no quería, pero el padre se puso de parte del barbáis y la madre no tuvo otro remedio que claudicar. Al parecer las dichosas botas costaban ciento cincuenta euros -lo que es una “pasta”- pero el chaval va con ellas de maravilla.

Lo que me asombra de todo el asunto es que el resto de la panda  -gente de entre doce y trece años- se sumó a la fiesta con los consabidos: “pues yo…” en los que dejaban en muy mal lugar a los padres que, al parecer, o iban sobrados de dinero o no sabían administrar.

Si no nos embridan pronto, salimos desbocados, caray.

Más recortes ¡vaya estafa!

Hoy, en elCongreso de los Diputados, por parte de las señorías componentes de la Cámara, han sido lidiados, banderilleados y muertos a estoque el compromiso, la lealtad, la decencia, la hombría de bien, el respeto a la palabra dada, el coraje, y un montón de valores más de los que algunos “…neque si Spiritus Sanctus est audivimus…” Como la indignación que siento es superior a mi, Añadiré al respecto que estoy profundamente conmovido que me siento profundamente herido estafado, engañado y aturdido. No volverán a verme con un sobre relleno ante una urna. Han roto mi inocencia mi paciencia, mi fe y mi reverencia; han tirado del modo más obsceno por la borda, mi celo y el consuelo que pudiera quedarme en la vejez. No volveré otra vez a confiar en promesas ni en martirios; que no se sacrifiquen, sin delirios se mantiene mejor todo lo humano. Que no me den la mano, porque, solo, sabré yo manejarme mejor que con apoyos tan falaces que felones es poco que decirles: son traidores sin más pues va en su esencia transformar lo que es bueno en la maldad y cambiar el poder en impotencia.

…han sido lidiados, banderilleados y muertos a estoque…

“¡MÁS RECORTES, QUE ES LA GUERRA…!”

Al paso que ha emprendido el señor Rajoy, dentro de nada no quedará ningún sitio del que recortar y seguiremos sumidos en la crisis y en la más profunda de las melancolías, como diría cualquier escritor del XIX.

Parece que nadie se da cuenta de que es inútil seguir con el grifo abierto de una bañera que tiene un desagüe que permite una salida mayor que la entrada de agua. O, al menos, que no son capaces de saber dónde está el desagüe porque, al parecer sólo Sanidad, Educación y Prestaciones Sociales son capaces, con el sacrificio de los que somos beneficiarios de ellas, de llenar la bañera. ¡Ah! y las nóminas a cargo del Estado.

Pero se da el caso de que las competencias de Sanidad y Educación son competencias transferidas a las Autonomías y a éstas, no les sale del alma hacer los recortes que deben; por lo tanto, ya puede predicar el señor Rajoy y sus DOS (?) Ministros económicos, porque esto sólo se resuelve con AUTORIDAD y no aplicando paños calientes a una situación que requiere el concurso de un quirófano con un cirujano y un equipo dispuestos a cortar por donde haga falta.

Los trescientos mil que no han hecho oposiciones y que han estado viviendo del presupuesto han de reducirse tanto que deben “tender a cero”, como dicen los matemáticos. Y los partidos políticos han de tener la grandeza de miras suficiente como para votar su dieta extrema, sobre todo los dos del bipartidismo rampante que nos aqueja. ¿Que eso no ocurrirá? Seguro, pero entonces, alguien o “álguienes” decidirán tirar por el camino de en medio y se puede formar la mundial.

El “globo sonda” lanzado por el gobierno es : “vamos a subir el IVA, a rebajar las prestaciones sociales, a recortar el sueldo de los funcionarios y a hacer pagar Sanidad y Educación a los que necesiten de ellas” y si a ese anticipo no se le responde unánimemente que no, que lo que hay que hacer desaparecer es el insostenible “Estado de las Autonomías”, seguirán adelante con sus planes y nos hundirán en la miseria, porque el desagüe seguirá siendo mayor que la entrada. Sólo están preparando los trastos para que empiece la lidia y muerte de esta desgraciada España que un día se creyó que tenía buenos gobernantes y creyó en los políticos.

Imagen

Saltarán los amigos de las “libertades” diciendo que se desmantela el logro mayor de la España contemporánea y habrá que recordarles que diecisiete Autonomías con el grado de autonomismo de las que tenemos no son España, son …un follón insostenible.

Y el pueblo, en la higuera…

EL VERANO (por despistar)

El permanente estado de ánimo que se deja entender a través de estas páginas es el de indignación. Siento haberme convertido en alguien que ve todo lo que ve, cree que lo que ve está mal… y lo dice.

De vez en cuando, un amigo viene a sacarme de ese estado y leo en alguno de sus escritos: 

“L’été est là et je redeviens son dévot. C’est l’été. Le ciel est bleu, l’ombre est légère, on entend voler les hirondelles, s’ouvrir les roses et battre le coeur des arbres et des hommes. C’est l’été.

Imagen

Así de sencillo y así de bello. Expresar los pensamientos corrientes, normales, cotidianos, las ideas simples con palabras bellas es privilegio de unos pocos a los que llamamos escritores. 

Claro está que en francés suena bien, pero en español también es bello; quizás nos suena más a evidente, pero se debe a la pérdida de misterio, a desentrañar lo que tiene dentro la caja de Pandora. Pasa lo mismo con las canciones en inglés, que al traducirlas se convierten en ñoñerías que no pueden competir con la letra de un bolero o con la de un tango, pongo por caso. Por supuesto, con ninguna de una copla.

También es importante escribir bien lo que se escribe y decir con corrección gramatical lo que se dice y si tienen dudas observen la creciente tendencia a sustituír el artículo determinado por el adjetivo demostrativo entre los usuarios de la lengua que más la utilizan: periodistas y locutores sobre todo deportivos, ahora que estamos en la Eurocopa.

Ya no se dice “la casa” sino “esa casa”; nadie dice “el gol”, sino “ese gol” y lo que se empleaba, correctamente, para dar énfasis a lo que se quería destacar, lo empleamos a porrillo para todo, con lo que hemos conseguido un hartazgo de dulce que hace que todo nos suene igual:

“Es de destacar ese juego que hace esa selección española que con esos hombres que se caracterizan por ese comportamiento modélico que les ha sido transmitido -sin duda- por ese cuerpo técnico…”

¡Qué calor, por favor!

 

Ahora, en serio

Imagen¿Ha visto ustedes esto? ¿sí?, pues hagan como si no…, como si  no existiera porque, total para lo que nos sirve… La Fiscalía, fíjense bien, ha dicho que silbar a la Bandera de España no va contra la Ley. Pues esa Ley ha de cambiarse de inmediato, para que cualquier tipo de insulto o menosprecio a la Bandera, al Rey, al Himno o al Presidente de la República -si llega algún día- sea considerado delito y se aplique la pena debida, al que lo cometa.

Los “demócratas” siempre salen con que son cosas menores cuando se trata de la Bandera de España y de eso hay más de una que se aprovecha para pescar en río revuelto -y caudaloso- de la idiocia de esos “demócratas”; sí, de esos que tienen  la facultad de otorgar el carnet. Porque resulta que la bandera cuya representación ven arriba es MI Bandera y exijo que sea respetada, porque si no lo es, puedo sentir la tentación de no respetar las legítimas de cada cual y esto se convertirá -mas aún- en una jaula de grillos. Y digo lo mismo del Himno y del Rey, pero no puedo decirlo de un hipotético Presidente de la República.

Estoy harto – y no soy el único- de aguantar impertinencias y reflexiones pseudo-históricas mal digeridas, de quienes utilizan cualquier resquicio para imponer sus criterios, gentes que son incapaces de dejar que los que no están de acuerdo con ellos, vivan en paz; gentes que no son capaces de dejar vivir al resto.

La pitada al Himno por parte de la mayoría -dicen- de los asistentes al partido de fútbol entre el Athletic de Bilbao y el Barcelona no sólo indica que hay separatismo en ambos territorios, indica, además, que esa mayoría está mal educada. Ahí va a estar la madre del cordero, en la educación.

Los que defienden la “libertad de expresión” referida a este caso, están defendiendo lo soez, lo de mal gusto, lo feo, lo antiestético. Ya se sabe que “no hay Ética sin Estética” y sólo lo pueden defender esa pretendida libertad, mediante una simplificación de su discurso racional; en realidad es que el discurso no les da para más.

¡Pobre España!

Lloviendo sobre mojado. (Viene de entradas anteriores)

Tiene razón quien me dice que esto es un “gruñoblog”, un blog en el que siempre se está en desacuerdo con alguien y en el que se expresa el desacuerdo en forma de gruñido, de exabrupto, de reniego. Seguro que tienen razón los que así opinan, pero es que no me dejan otra opción las noticias que me llegan de unos sitios y de otros; algunas con toda la apariencia de que quien las manda cree que tengo la culpa de algo de lo que acontece.

Me quejaba el otro día de que el “aligeramiento” no hubiera empezado por arriba, para que la base del edificio social no tuviera que soportar tanta presión. Ahora me llega una noticia en la que se me informa con detalle de que tenemos 445.568 políticos empleados en la administración pública. Señoras y señores que cobran de nuestros impuestos. No pasaría gran cosa si no fuera porque la noticia se apresura a añadir que este número supera en 300.000 unidades al que destina Alemania a estos menesteres… pero con el agravante de que en Alemania son el doble de habitantes que nosotros. Tenemos el doble de 

Se da la circunstancia de que los funcionarios al servicio directo del ciudadano -médicos, profesores, policías, administrativos-  no son los que desequilibran la balanza, sino los políticos que se han ido refugiando en los recovecos de las Comunidades Autónomas y de los Ayuntamientos. Francia o Italia tienen la mitad de estos empleados por habitante que España.

El señor Rajoy no me hace caso y creo que se equivoca. Cuando termine su mandato, habrá que pedirle que explique por qué razón no ha adelgazado la cúpula en beneficio de que los cimientos no hayan de soportar más carga de la que son capaces de aguantar para que no se produzca el colapso.

 Imagen

España es diferente. Eso ya lo sabemos desde los tiempos de D. Manuel Fraga al que algunos mindundis quieren negar ahora el pan y la sal -ya se sabe la condición de quien administra a moro muerto gran lanzada- pero la diferencia se va haciendo cada vez más imperceptible en lo que resulta malo y se agranda en lo que puede llegar a resultar bueno. La muletilla de “como en los países de nuestro entorno” ha estado en boca de los políticos para justificar lo injustificable comparando peras con piedras, porque ¿por qué no tomaron las medidas que tomó Inglaterra con sus bancos o Alemania con los suyos? ¿porque estábamos en la “Europa League”? ¿para engañar a los de fuera? porque el señor Gobernador del Banco de España no supo de qué se hablaba? ¿o porque el presidente del gobierno era tonto con balcones? ¿Se pedirán responsabilidades a estos sujetos por mala administración o tendrán licencia para hacer las cosas mal?

Éste sigue siendo un país de pandereta. Ahora la pandereta es electrónica y va con chips incorporados, pero es lo mismo. Esta tarde mi hija se “suicida” en Alicante junto a una serie de jóvenes científicos que vienen denunciando la estafa de la homeopatía, de la farmacopea homeopática en concreto, de la que laboratorios con más “morro” que una piara de cerdos venden a precios de aquí te espero productos que son … nada sin sifón. El suicidio consistirá, en el caso de mi hija, en tomarse de una sentada cuarenta pastillas de somnífero que, si cumplieran su cometido, acabarían con su vida. En realidad procedería que la policía interviniese para evitar una inmolación en masa que va a resultar un fiasco porque, lo más que pasará será que tendrá la lengua sucia por el excipiente que lleva añadido el hipotético “principio activo”.

Otra manera más de estafar a los ingenuos que se fían de la homeopatía y de los que la practican y viven a costa de ella…

¿No tengo motivos para gruñir?

 

 

A mayor abundamiento…

Se me olvidó añadir a la lista de recortes que tendría que haber hecho el señor Rajoy para que se entendieran los sacrificios que son necesarios ahora, el de los Sindicatos. También es imprescindible el que ha de haber en las subvenciones que perciben los partidos políticos, pero lo dejaremos, por ahora, para tratarlo en ocasión más propicia. Claro que eso supondría poner a España boca arriba y costaría algo más que dinero, pero no cabe duda de que hay demasiada gente que pisa moqueta sin que su presencia sea necesaria.

Me cuentan que en Andalucía se han dado a lo Sindicatos las subvenciones siguientes:

A la bienamada UGT, en euros de los de comprar entradas del cine:

14.000.484,00  para convenio de colaboración en materia de formación profesional, autorizando el abono “sin justificación previa, de la totalidad del importe…”

4.267.026,00 para los mismos menesteres y en las mismas condiciones

8.738.107,00 idem.

A las queridas compañeras CC.OO. en idénticas circunstancias que en el caso de “los de casa”:

14.001.400,05

8.738.107,00

8.738.175,00

4.262.510,00

 La suma de las cantidades antes dichas arroja un monto total de 60.745.809,05 euros del ala que parece ser, a tenor de lo que se ha hecho en materia de formación, que es otro “chocolate del loro”.
Eso sólo en Andalucía; pero lo que me llama la atención es que sea concedida la autorización de pago sin que haya una justificación previa, un presupuesto al menos, porque da la impresión de que llegan los sindicatos y dicen: “… dame.. ocho -o cuatro, o catorce- millones de euros” y la Junta abre la caja y les suelta los dineros como si fueran calderilla. No es que me meta con Andalucía, porque supongo que habrá sido costumbre de todas las comunidades autónomas, sino que da idea de la “diligencia” con que se ha administrado el dinero procedente de los impuestos de todos nosotros.
Por tanto, otro recorte en profundidad que hay que hacer es el debido a los sindicatos, que, al igual que en el caso de los partidos políticos deben subvenir a sus necesidades mediante las aportaciones, cuotas, donativos, daciones, etc. de los que militen en ellos. ¿Que eso no sería posible? ¿Y cómo lo sabemos si nunca se ha hecho? Lo que sí sabemos es que el sistema actual es tan descerebrado que no puede seguir manteniéndose. La gente de la calle está harta. Sobre todo los que hemos conocido otros tiempos, otras épocas, otros modos de administrar.Imagen
El Duque de Segorbe, que había prometido edificar este monasterio -ahora derruído por la incuria de los hombres, el paso del tiempo y por una decisión política que no mejoró nada de lo que había- tardó en levantar el Monasterio de los Jerónimos de la Esperanza un montón de años y lo remató… cuando pudo, lo cual no fue poco. Ése es el ejemplo a seguir que no han aprendido nuestros gobernantes, “lo del brazo y la manga” y no el de “gastar un poco más de lo que se ingresa” porque ese es un procedimiento que activa la economía momentáneamente, pero lleva al desastre al correr del tiempo. Otra vez, y no sé cuántas van, el sentido común al poder.
Claro que, como todo esto son verdades de Perogrullo, los que tienen la oportunidad de aplicarlas se las pasan por el forro de… por el forro.

Correspondencia

Querido Isidro:

He estado leyendo en la prensa una serie de comentarios en relación con el empate del Valencia en el campo del Real Chotis y me parece que algunos periodiqueros -y con ellos muchos aficionados que sólo saben de fútbol lo que les cuentan los pretendidos “sabios”- se han hecho acreedores de que se les diga que “no saben empatar”. Hasta ahora se hablaba de “no saber perder” o de “no saber ganar”; ahora habrá que reconocer que los de tu equipo -algunos al menos- “no saben empatar”.

En vuestra soberbia -fundada en la potencia de un talonario de cheques- no os dais cuenta de que en esto del fútbol hay… de todo y que es empleado por cada uno de los gobiernos para sus propósitos que no son otros que los de distraer la atención de la ciudadanía acerca de lo que está sucediendo.

Y lo que está sucediendo es que si los clubes de fútbol pagaran lo que le deben a Hacienda, no tendrían que haberse recortado los ¡ochocientos millones de euros! que se han quitado a la Investigación. No me negarás que en cualquier país del mundo occidental, el hecho es de una magnitud que deja al descubierto las intenciones de los señores que nos gobiernan -sean los que sean- acerca del futuro de la nación.

La excusa del gobierno actual -fíjate que empiezo a escribirlo con minúscula- es que llevan poco tiempo para que se vean los frutos de las medidas que vienen tomando. Pero uno, en su modestia, piensa que no puede dar fruto un árbol que se poda mal; si el futuro -y eso lo sabemos todos, porque no estamos dispuestos a competir con China ni con ningún país bajando el costo de la mano de obra- está en la investigación, no se entiende que se corte el camino hacia el futuro mientras se consiente que unos señores millonarios porque le dan a la pelota y los clubes que les contratan hayan dejado de pagar los impuestos que les corresponde… como a cada uno de nosotros.

Imagen

El Olmo de mi pueblo, empieza a echar hojas por algunas de sus ramas más bajas, pero todo el mundo sabe  que se irán haciendo grandes y extendiéndose a todo el resto, es cuestión de paciencia y de seguir cuidándolo. Con la investigación pasa lo mismo, que hay que esperar. Los miopes, los que no ven más allá de sus narices dicen que la investigación científica es cara; alguien dijo que es mucho más caro no investigar y de ese color tenemos un traje los españoles: desde el “que inventen ellos” no hemos levantado cabeza. Pero no aprendemos. Creo que de este país, de este estado, de esta nación hay que irse, como decía Pérez Reverte en un artículo “más pronto que deprisa.

Saludos a la pandilla.

Vicente

Alguna que otra tontería

 

Querido Pepe:

Pronto va a ser el día de tu santo y no sé si podremos ir a verte este año, gracias a la maldita crisis. Mal que nos pese el dinero del que disponemos cada vez es menor y no vemos claro el futuro a pesar de que, según dice el señor Rajoy, las medidas que está tomando su gobierno nos sacarán del pozo en el que nos metieron los gobiernos de su antecesor. Políticos. A esto le llamo yo matar la piel del oso antes de haberlo cazado, una tontería, vamos.

Pero mayor me parece la tontería que cometen las defensoras de la igualdad de la mujer cuando piden cosas tan peregrinas como que el cincuenta por ciento de todo sea para las mujeres y la otra mitad para los hombres: ¿Por qué han de limitarse al una cuota tan ridícula y no se plantean que pueden ocupar todos los puestos que estén a su alcance? ¿Será porque están recurriendo a una estrategia -muy femenina por otra parte, y que no se me altere tu parienta- de ir poquito a poco ganando terreno en este campo? ¿Será porque son conscientes de que -tranquila, prima- no pueden aspirar a más?

Todo este maremagnum del feminismo rampante me parece una tontería monumental. Los hombres y las mujeres somos diferentes, gracias a Dios y puestos en el terreno de la competencia, el que más pueda, para él. No me vengan a contar milongas de que si una mujer, en una empresa, demuestra su valía, no ocupa un puesto de responsabilidad por encima de un hombre que sea menos adecuado que ella para un puesto, porque estarían llamando imbéciles a los que dirigen las empresas.

Para que veas que la vena artística no se pierde en la familia, te pongo un enlace que, si lo abres, te va a gustar. Luego, si te parece, comentas algo…

http://soundcloud.com/rigel-1/tonter-a

Hablando de cosas serias, veo mal a tu equipo, que se desfonda en cuanto ha de correr un poquito y pierde puntos a chorros que quizás le hagan falta para mantenerse en el puesto que le corresponde -con permiso del Atlético de Madrid, del Sevilla, del Español, del Athletic- porque los otros dos están ya copados para siempre. Nosotros, los del Real, vamos viento en popa ganando en todos los sitios porque somos los mejores. Luego, venís todos los demás.

Me ha contado un amigo que algunas mascletás están resultando espectaculares. Ahí sí que no hay quien os meta mano porque para la juerga, el cachondeo y pasarlo bien, no tenéis rival, ni siquiera los andaluces pueden con vosotros, porque después de la juerga les sale la vena melancólica y terminan filosofando.

No quiero decir con esto que no seáis trabajadores y cumplidores como el que más; lo que pasa es que lo tenéis todo en esa tierra y, claro, el resto os tenemos un poquitín de envidia, hay que reconocerlo.

Bueno, chaval. Ya que no podemos vernos, al menos, cuando hagáis la paella del día de San José, pensad un  poquito en nosotros que estaremos de puente… en casa.

Besos

Isidro.

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: