Cosas de José Antonio, para andar por casa…

Aquí se puede opinar con cortesía y "animus iocandi"

Archivar en la categoría “Arte”

La cancamusa

Daurmith, en su blog y bajo el título: La cancamusa de la homeopatía” declara su intención de lograr revitalizar la palabreja: “cancamusa”. El diccionario viene a decir que su significado hace referencia a los que distrae de la verdad, a modo de pases de prestímanos para ocultar la existencia del truco. Una estafa, vamos.

Me adhiero a la iniciativa de tan ilustre bloguera y, si bien ella la refiere a la homeopatía, a mí se me ocurre un montón de cosas, de hechos de situaciones en las que la cancamusa forma parte importante si no imprescindible, porque cancamusas son:

  1. Los programas electorales.
  2. Las promesas de bienestar hechas a los ciudadanos para que voten a unos u otros. El bienestar, cualquier bienestar lo pagaremos los que lo disfrutemos.
  3. La propiedad de algo. Deje de pagar los impuestos que le correspondan y verá lo que le dura su casa, su piso, su apartamento. Vivimos de alquiler… y gracias.
  4. La necesidad de tener cuenta en un banco para recibir determinados servicios.
  5. Los JJ.OO. en los que los participantes cobran por competir o son profesionales del deporte que “nos” representa.
  6. Las “grandes amistades”. Diga a su gran amigo de este verano lo que piensa en realidad de su actitud y verá lo que le dura esa amistad.
  7. El gobierno y la oposición. “Hoy por tí, mañana por mí” parece que sea el lema. Aparentemente se despellejan, pero la sangre no suele llegar al río.
  8. La TV. Ésa es la gran cancamusa. Tiene embebidos en ella a millones de ciudadanos cuya única opinión es lo que han visto en le tele… sin analizarlo poco ni mucho.
  9. Los éxitos deportivos de España. Nadie piensa en los logros científicos, algunos notabilísimos, que se ocultan detrás del gran engaño del “éxito”.
  10. La creencia de que todo puede ser conseguido con sólo quererlo y sin más que ese acto de volición.
  11. La pedagogía moderna, que preconiza que los saberes están ya dentro del indivíduo y que sólo hay que hacerlos aflorar.
  12. Lo “políticamente correcto”.
  13. Internet y sus facilidades tomados como sinónimos de conocimiento cuando, en todo caso, son pura información.
  14. La Real Academia de la Lengua Española y sus recientes “normas”.
  15. La Leyenda Negra. Es el trampantojo ideal para enmascarar la grandeza de España cuando España fué grande porque fué “ella misma”
  16. La “diversidad” de los pueblos de España. Es más lo que tenemos en común que lo que quieren hacer aparecer como diferente.
  17. Que todo lo anglosajón es mejor que lo latino. Mentira extendida hasta la saciedad por las películas americanas.
  18. La cortesía ruin, empalagosa y embustera del “que bien lo haces” al que no es sino del montón. En realidad es un derivado de lo “políticamente correcto”.
  19. La pretensión de ser protagonista para lo que no se está dotado.

No sigo, que tampoco pretendo ser exhaustivo y si continúo se me acaban las posibilidades de enfadarme otro día y es un gozo del que no me quiero privar. Un buen enfado libera de tensiones, alivia el estrés y advierte a los demás de las auténticas posturas de quien lo exhibe. Dicen que es malo para el corazón, pero de algo hay que morirse, ¿no?

 

 

Más recortes ¡vaya estafa!

Hoy, en elCongreso de los Diputados, por parte de las señorías componentes de la Cámara, han sido lidiados, banderilleados y muertos a estoque el compromiso, la lealtad, la decencia, la hombría de bien, el respeto a la palabra dada, el coraje, y un montón de valores más de los que algunos “…neque si Spiritus Sanctus est audivimus…” Como la indignación que siento es superior a mi, Añadiré al respecto que estoy profundamente conmovido que me siento profundamente herido estafado, engañado y aturdido. No volverán a verme con un sobre relleno ante una urna. Han roto mi inocencia mi paciencia, mi fe y mi reverencia; han tirado del modo más obsceno por la borda, mi celo y el consuelo que pudiera quedarme en la vejez. No volveré otra vez a confiar en promesas ni en martirios; que no se sacrifiquen, sin delirios se mantiene mejor todo lo humano. Que no me den la mano, porque, solo, sabré yo manejarme mejor que con apoyos tan falaces que felones es poco que decirles: son traidores sin más pues va en su esencia transformar lo que es bueno en la maldad y cambiar el poder en impotencia.

…han sido lidiados, banderilleados y muertos a estoque…

CORTO Y POR DERECHO

Acabo de enterarme, por casualidad, de que el IVA y el IRPF que se recaudan no alcanzan para cubrir los gastos de la Administración en España.

Acabo de enterarme, por casualidad, de que se ha lanzado un globo sonda acerca de la posibilidad de subir el IVA hasta el 20% pretextando que es Alemania la que nos obliga para igualarnos a ella.

He oído decir que el señor Rajoy ha bajado un 20% las subvenciones a los partidos políticos.

Creo que el mentado señor se equivoca gravemente al no hacer lo siguiente:

  1. Adelgazar la Administración -todas las Administraciones- hasta que puedan ser mantenidas con un nivel de gasto que nos podamos permitir.
  2. Desmentir de manera rotunda que se vaya a subir el IVA al 20% a menos que se anuncie simultáneamente una equiparación con Alemania en sueldos, pensiones, prestaciones sociales y bienestar social.
  3. Suprimir las subvenciones a los partidos políticos, sindicatos, patronales y demás depredadores del presupuesto.

De no cumplir con todas y cada una de las sugerencias anteriores pude ir descontando mi voto de los que le queden, porque marear más la perdiz no va a conducir sino a enrede más aún lo que ya está enredado sin visos de que se puedan dar soluciones a nuestra situación actual.

Feliz verano.

Opciones y elecciones

La vida es un permanente estado de elección. Desde que nacemos estamos eligiendo opciones a sabiendas o sin saberlo. Hay ocasiones en las que la elección te condiciona para el futuro, te ata a lo elegido y no hay manera de librarte de lo que te acontece a partir de ella. En cambio, la mayor parte de las veces lo que ocurre es que se pierde la oportunidad de hacer una cosa u otra dependiendo del cuál haya sido la elección realizada.

Ésto  es lo que les ocurrió a un par de amigos que fueron invitados, por quien podía hacerlo, a presenciar la carrera de Fórmula 1 de ayer en Valencia en la que Fernando Alonso partía de la 11ª –oncena o décimo primera, que nadie lea onceava, por favor- posición y nadie daba un euro por él hasta que acabó llegando el primero a la meta con gran contento y regocijo de los espectadores españoles. Los amigos en cuestión se quedaron sin poder henchir sus pechos del espíritu patrio que acompaña siempre a estos triunfos y lo malo no es sólo eso, sino que se les quedó cara de bobos, como puede comprobarse en el testimonio gráfico que se acompaña. ¡Ay, si ellos hubieran sabido que Alonso iba a adelantar incluso a Grosjean que aunque naciera en Suiza huele a gabacho…!

… se les queda cara de bobos…

Ya que hablamos de orgullo patrio, hablemos también de la selección. -¿Cómo que de qué selección? ¿Usted es tonto o qué? De la que eliminó a Francia de estos europeos para regocijo de enemigos de guiñoles y de franceses… en el buen sentido de la palabra enemigos, claro.

Lo del europeo de fútbol ha exacerbado la pasión por dar patadas a un balón… sea donde sea. Ahora que está muy en boga quejarnos por todo, voy a quejarme de la conversión en campo de fútbol de mi querida Plaza del Olmo. Cuando yo era chaval, allá por el neolítico, el tío Antonio el Alguacil era persona que, con su sola presencia en la plaza hacía desaparecer cualquier conato de competición futbolera. No toleraba ni siquiera el peloteo suave, antecedente del “toque” de los seleccionados españoles . Pues bien; ahora, con eso de no traumatizar a los jóvenes valores del balompié patrio hay grupos de tiernos infantes que toma la fachada del Museo Manolo Rodríguez, como la portería enemiga a la que  hay que batir a toda costa. ¡Y vaya si lo hacen! Con un estilo impecable -que mejor quisiera yo para su modo de escribir, de hablar y de comportarse- los ninios sacuden unas patadas tremendas a balones de reglamento que resuenan como bombas al dar con la pared.

En mi apreciación, son los papás y las mamás las que debieran reprender semejantes actitudes, pero ellos fomentan “la posición del cuerpo en el golpeo” y ellas viven mejor al fresco de una horchata o sentadas en los bancos. El Ayuntamiento, la Policía Municipal, está enfrascada en otros menesteres y no aparece por el Centro Histórico y la competición sigue impune ante mi gesto de contrariedad permanente.

 Claro que, a escasez de medios, ingenio; el Ayuntamiento ha conseguido frenar el bombardeo a una fachada que pagamos entre todos, no hay que olvidarlo, y simplemente con dejar que un coche aparque en lugar prohibido, ha resuelto el problema. Véase la muestra en un pequeño descanso de la competición de ayer por la tarde.

Entre la opción de tener que imponer -palabra maldita, aunque se trate de lo que sea justo y legal- y la posibilidad de buscar el antídoto en otra falta, se  elige lo segundo. A fin de cuentas, electricidades del mismo signo se repelen.

Ahora, en serio

Imagen¿Ha visto ustedes esto? ¿sí?, pues hagan como si no…, como si  no existiera porque, total para lo que nos sirve… La Fiscalía, fíjense bien, ha dicho que silbar a la Bandera de España no va contra la Ley. Pues esa Ley ha de cambiarse de inmediato, para que cualquier tipo de insulto o menosprecio a la Bandera, al Rey, al Himno o al Presidente de la República -si llega algún día- sea considerado delito y se aplique la pena debida, al que lo cometa.

Los “demócratas” siempre salen con que son cosas menores cuando se trata de la Bandera de España y de eso hay más de una que se aprovecha para pescar en río revuelto -y caudaloso- de la idiocia de esos “demócratas”; sí, de esos que tienen  la facultad de otorgar el carnet. Porque resulta que la bandera cuya representación ven arriba es MI Bandera y exijo que sea respetada, porque si no lo es, puedo sentir la tentación de no respetar las legítimas de cada cual y esto se convertirá -mas aún- en una jaula de grillos. Y digo lo mismo del Himno y del Rey, pero no puedo decirlo de un hipotético Presidente de la República.

Estoy harto – y no soy el único- de aguantar impertinencias y reflexiones pseudo-históricas mal digeridas, de quienes utilizan cualquier resquicio para imponer sus criterios, gentes que son incapaces de dejar que los que no están de acuerdo con ellos, vivan en paz; gentes que no son capaces de dejar vivir al resto.

La pitada al Himno por parte de la mayoría -dicen- de los asistentes al partido de fútbol entre el Athletic de Bilbao y el Barcelona no sólo indica que hay separatismo en ambos territorios, indica, además, que esa mayoría está mal educada. Ahí va a estar la madre del cordero, en la educación.

Los que defienden la “libertad de expresión” referida a este caso, están defendiendo lo soez, lo de mal gusto, lo feo, lo antiestético. Ya se sabe que “no hay Ética sin Estética” y sólo lo pueden defender esa pretendida libertad, mediante una simplificación de su discurso racional; en realidad es que el discurso no les da para más.

¡Pobre España!

A mayor abundamiento…

Se me olvidó añadir a la lista de recortes que tendría que haber hecho el señor Rajoy para que se entendieran los sacrificios que son necesarios ahora, el de los Sindicatos. También es imprescindible el que ha de haber en las subvenciones que perciben los partidos políticos, pero lo dejaremos, por ahora, para tratarlo en ocasión más propicia. Claro que eso supondría poner a España boca arriba y costaría algo más que dinero, pero no cabe duda de que hay demasiada gente que pisa moqueta sin que su presencia sea necesaria.

Me cuentan que en Andalucía se han dado a lo Sindicatos las subvenciones siguientes:

A la bienamada UGT, en euros de los de comprar entradas del cine:

14.000.484,00  para convenio de colaboración en materia de formación profesional, autorizando el abono “sin justificación previa, de la totalidad del importe…”

4.267.026,00 para los mismos menesteres y en las mismas condiciones

8.738.107,00 idem.

A las queridas compañeras CC.OO. en idénticas circunstancias que en el caso de “los de casa”:

14.001.400,05

8.738.107,00

8.738.175,00

4.262.510,00

 La suma de las cantidades antes dichas arroja un monto total de 60.745.809,05 euros del ala que parece ser, a tenor de lo que se ha hecho en materia de formación, que es otro “chocolate del loro”.
Eso sólo en Andalucía; pero lo que me llama la atención es que sea concedida la autorización de pago sin que haya una justificación previa, un presupuesto al menos, porque da la impresión de que llegan los sindicatos y dicen: “… dame.. ocho -o cuatro, o catorce- millones de euros” y la Junta abre la caja y les suelta los dineros como si fueran calderilla. No es que me meta con Andalucía, porque supongo que habrá sido costumbre de todas las comunidades autónomas, sino que da idea de la “diligencia” con que se ha administrado el dinero procedente de los impuestos de todos nosotros.
Por tanto, otro recorte en profundidad que hay que hacer es el debido a los sindicatos, que, al igual que en el caso de los partidos políticos deben subvenir a sus necesidades mediante las aportaciones, cuotas, donativos, daciones, etc. de los que militen en ellos. ¿Que eso no sería posible? ¿Y cómo lo sabemos si nunca se ha hecho? Lo que sí sabemos es que el sistema actual es tan descerebrado que no puede seguir manteniéndose. La gente de la calle está harta. Sobre todo los que hemos conocido otros tiempos, otras épocas, otros modos de administrar.Imagen
El Duque de Segorbe, que había prometido edificar este monasterio -ahora derruído por la incuria de los hombres, el paso del tiempo y por una decisión política que no mejoró nada de lo que había- tardó en levantar el Monasterio de los Jerónimos de la Esperanza un montón de años y lo remató… cuando pudo, lo cual no fue poco. Ése es el ejemplo a seguir que no han aprendido nuestros gobernantes, “lo del brazo y la manga” y no el de “gastar un poco más de lo que se ingresa” porque ese es un procedimiento que activa la economía momentáneamente, pero lleva al desastre al correr del tiempo. Otra vez, y no sé cuántas van, el sentido común al poder.
Claro que, como todo esto son verdades de Perogrullo, los que tienen la oportunidad de aplicarlas se las pasan por el forro de… por el forro.

A los pies de los caballos

Parece mentira escuchar y leer lo que se dice y lo que se escribe por estos pagos en relación con la situación crítica de España. Parece que lo que hace el Gobierno no le gusta a nadie, claro. Tampoco le gusta a un enfermo que le corten una pierna, o las dos, si de lo que se trata es de salvar su vida. El error puede estar en el diagnóstico y ése s en el que se ceban los críticos con las decisiones del Gobierno.

Resulta que hemos estado aplicando las políticas, que ahora se echan de menos (?), con unos resultados catastróficos que nos han llevado a la situación en la que nos encontramos. Pues bien, los detractores del diagnóstico pretenden que se sigan aplicando las mismas -o similares- políticas. Ahora resulta que si reducimos gastos no creceremos. Personalmente creo que en la situación en la que nos encontramos no hay más remedio que dejar de gastar, mal que nos pese, y empezar a vivir en situación de no “estirar más el brazo que la manga”. Si se llega a una adecuación entre coste de la vida e ingresos de las familias, con un adecuado coste de producción, la reactivación vendrá por la competitividad de nuestros productos en el exterior. Parece que nadie se da cuenta de que lo que produzca el comercio interior no “enriquece” a una nación. Lo que la enriquece es lo que se ingresa desde fuera. Si tenemos mil y los vamos cambiando de manos seguiremos teniendo mil… unas veces unos y otras veces otros, pero mil. Si entran quinientos de fuera, tendremos mil quinientos… Si seguimos haciendo circular esos mil como un caramelo en la boca de un viejo, no adelantaremos nada y seguiremos, como gatos recién nacidos, a los pies de los caballos.

... como gatos recién nacidos a los pies de los caballos...

A mi entender, el gran fallo del Gobierno del señor Rajoy – que le costará el poder en las próximas elecciones, si logra terminar la legislatura y no tiene que irse antes- ha sido el de no empezar recortando por arriba. No se ha dado cuenta de que los cimientos no soportan la carga de las cúpulas. Los egipcios truncaron la pirámide truncada cuando se dieron cuenta de que el peso de “lo de arriba” no podía ser soportado por “lo de abajo”, así es que decidieron no someter a más presión a las bases y “recortar” lo que iban edificando arriba.

Si D. Mariano, en lugar de poner cara de póquer y desdecirse de lo que había dicho, se saca de la componedora de decretos uno que hubiera liquidado el Senado, la gente hubiera aplaudido hasta con las orejas; los políticos no, pero el pueblo llano hubiera visto un atisbo de esperanza que se hubiera incrementado si se hubiera tomado otra decisión inmediatamente después de la primera: dejar las Autonomías en los huesos, con unos presupuestos fijos y controlados sin posibilidad de endeudamiento alguno. A partir de ese desmantelamiento del Estado de las Autono “suyas” con el ahorro consiguiente en televisiones autonómicas, aeropuertos, estaciones de AVE, gastos de funcionariado, de políticos y otras lindezas cuya suma no puedo ni realizar porque me mareo, cualquier sacrificio hubiera sido bien visto por la ciudadanía; pero pretender cargar todo el peso de los recortes en los de abajo es querer salvar el edificio…  quitando fuerza a los cimientos en lugar de aligerar por arriba. ¡Ah! y los bancos… sálvese quien pueda, que son sociedades con ánimo de lucro y si nadie ha echado una mano a mi amigo Perico cuando su empresa ha tenido que cerrar… porque no tiene la liquidez necesaria para seguir adelante, no entiendo que se haya de ayudar a quien ha contribuido a hundir la empresa de mi amigo Perico. Que cada palo aguante su vela.

Los que no entendemos de eso tan complicado en que han convertido a la política los políticos, no tenemos otro remedio que aplicar el sentido común a las situaciones con las que nos encontramos. Los políticos, parecen haberse olvidado de que ese sentido existe y de que es aquél con el que razona la mayoría de los electores.

Si uno escucha las tertulias de la radio, mira los programas de televisión y reflexiona después acerca de lo que ha oído y ha visto, se dará cuenta de que “el medio es el mensaje”, es decir, que cada emisora o cadena de televisión procura transmitir el mensaje que conviene a su ideología. Por tanto, ni resuelven ni aclaran nada y parece que nada tenga solución porque los brillantes argumentadores en uno u otro sentido te “llevan al huerto” apenas bajes la guardia. Se hace necesario darse cuenta de que lo que dicen unos contradice lo que sostienen los otros y, claro, discutir si son galgos o podencos hace que unos u otros se nos terminen comiendo. A mi modo de entender, es necesario dejarse de ideologías, de estados del bienestar -que ¡ay! no volverán- y darse cuenta de que cuando los que ahora estamos jubilados teníamos entre veinte y muchos y treinta y pocos años, se nos abrían unas perspectivas tremendas, un plan de vida que nos afanábamos en alcanzar y lo lográbamos por más que los esfuerzos hubieran de ser grandes. ¿Qué les pasa ahora a los jóvenes, mucho más preparados que nosotros? Que han de irse a labrarse un porvenir a otros países… que nos cobrarán las patentes de los productos que estos jóvenes preparados contribuyan a descubrir. Es la eterna canción. Ya vendimos nuestro hierro y nuestro cobre a los ingleses, que nos lo cobraron con creces cuando nos devolvieron el material elaborado a base de la materia prima que se llevaron de aquí.

Y como a perro flaco… llega esa señora de apellido difícil de pronunciar y se queda con YPF. A mí me cae mal REPSOL por las canalladas que ha venido haciendo con los abanderados de “sus” Estaciones de Servicio, pero lo de Argentina me parece un robo en toda regla, lo de Bolivia también pero aquí quisiera encontrarme con una España como la que teníamos con Aznar a la que tanto criticaron los señores de la izquierda, tan buenos ellos para establecer relaciones diplomáticas con países que nos importan un pepino, pero que el “buenismo” imperante en el momento señaló como los amigos necesarios. ¿Cuánta tontería!

Se me olvidaba que entre los recortes, se podrían contar también los de las sinecuras de los políticos que han salido del des-Gobierno anterior. Al señor Rodríguez Zapatero y a sus “ministras” más conspicuas habría que dejarles que se ganaran la vida en empresas del mercado alemán… jajajaja. Para eso nos dejaron a los pies de los caballos.

 

 

 

Carta de Pepe a Isidro

Un Concierto

Querido Isidro:

Ya he podido comprobar, que la “clase” termina por imponerse. Ahí tienes al Real Madrid Campeón de Liga, como hace tiempo me habías pronosticado. La emoción de los últimos partidos sólo ha servido para mantener el interés en el campeonato, que -debes darte cuenta- es cosa de dos. El resto somos los comparsas de este circo que es el fútbol, así es que la competición ha perdido todo el sentido gracias a los dineros que os gastáis en fichaje . Y que conste que empleo la palabra “circo” en alusión a lo que de “distracción” tuvo en el Imperio Romano.

-¡Somos los mejores!, parecen gritar los rostros de los madridistas de siempre y los de ocasión -que la gente se apunta a subirse al carro del vencedor- en estos días de euforia y alegría… espurias.

Y lo digo con el conocimiento que de la vida me dan los años. Probable es que la gente quiera aturdirse con lo que se les ofrece de alegre, pero -sin querer que todo el mundo esté con la cabeza hundida- la que tenemos liada es de las de “no te menees” porque si algo se menea… se cae.

Esta mañana he leído en algún periódico que las reformas que está llevando adelante el Gobierno de Rajoy “son tan impopulares como imprescindibles” Y yo que miro en mi derredor y veo cadáveres por todas partes, -de empresas, de proyectos, de ilusiones, de vidas truncadas- me pregunto qué extraño atractivo tendrá el poder para hacer que personas como D. Mariano -Rajoy, claro- que podrían quedarse tranquilos en sus casas, salten a la palestra a asumir responsabilidades que les obligan a tragar, al menos, un sapo cada mañana.

Por más que intento cogerme al clavo ardiendo del patriotismo, no puedo terminar de creérmelo. Cada vez me aparece el diablo de la codicia y me dice que es por ser más por lo que se aventuran a esos desagradables desayunos diarios. Por ser más poderosos, más ricos, más influyentes, más conocidos…

Flores

Y visto así, he de reconocer con Espronceda que pienso que:

“…allá muevan feroz guerra /

ciegos reyes, / por un palmo más de tierra…” porque aquí, en el pueblo, tengo por mío casi todo lo que es de mis amigos; alguno me regala entradas para la ópera, otro me invita a una paella que hace con mano maestra, uno me regala chuletas de un cordero que acaba de matar, otro  me lleva a coger habas que son manteca pura, hay quien me trae flores a casa y no falta alguna que me obsequia con una tarta de queso deliciosa; pero todos me ofrecen su afecto que hace mucho más valioso el obsequio. Yo les ofrezco naranjas, que unas veces toman y otras no, siempre -desde siempre- mi cariño y mi absoluta buena disposición hacia ellos. Sin más, pero es suficiente.

Así es que, querido pariente, he decidido con Fray Luis retirarme a la “descansada vida”, olvidarme del “mundanal ruïdo” y “seguir la senda por donde han ido / los pocos sabios que en el mundo han sido…”

Para no aburrirme, hago un programita de radio que entretiene mis horas de ocio y que colma la necesidad de halagos que siempre he tenido. Hacemos poesía todos los lunes, de 19:30 a 20:00 en el 87,7 de la F.M. en Radio Escabia. Por si la quieres escuchar la encontrarás en http://www.radioescavia.com. El programa se remite los domingos desde las 10:30 de la mañana.

¿Ves como no es necesario ser campeón de Liga ni siquiera vivir en Madrid para ser feliz?

Salúdame a todas las mujeres de tu familia y a todas las que conozcas aunque solo sea de pasada…

Un abrazo

Pepe

 

ANUNCIOS DE TIEMPO

Es impresionante contemplar el despliegue de técnicas y de tecnologías de que hacen gala las emisoras de televisión a la hora de presentar “El Tiempo” y sus previsiones: fotografías en el espectro visible, mediante infrarrojos, algoritmos de todo tipo, mapas interactivos que despliegan iconos de lluvia o sol, colorines que indican dónde y cuánto está cayendo, flechas que indican las antes llamadas corrientes en chorro… Y mapas, muchos mapas que van presentando la evolución del tiempo día a día, hora a hora si fuera preciso. Las previsones se permiten el lujo de hacerse con varios días de antelación para que el personal sepa de antemano qué es lo que le deparará el tiempo atmosférico y que pueda, así, hacer los planes que más le convengan. Por si fuera poco, casi siempre aciertan. Y todo eso casi sin despeinarse. Ya quisieran mis paisanos haber tenido esa información cuando había que hacer “hormigueros”. ¿Cómo? ¿Que no saben lo que es eso? Entonces tienen una laguna importante en su educación.

Mis paisanos sabían que bajo la superficie de la tierra de labor anidaban diferentes insectos que, por lo que fuera, no les caían bien. La “miseria” de la tierra les llamaban: grillos, “gatos sebolleros” (sic), hormigas, “rapaculos” (otra vez sic), escarabajos y otros minúsculos habitantes del subsuelo cuya vida hacía más difícil la prosperidad de los cultivos y mermaba la cosecha. Para acabar con “la miseria” inventaron los “hormigueros” que consistían en motones de tierra puestos sobre leña menuda, a modo de pequeños “igloos”. Unos agujeros hábilmente dispuestos en la base, servían para prender la leña y que no se apagase la combustión que había de servir para calcinar la tierra y acabar con los indeseables insectos y con los huevos que hubieran de dar vida a otra generación de animalitos dañinos para los intereses de los agricultores.

A simple vista, a todo el mundo le parecía éste un buen sistema, que venía poniéndose en práctica -sin análisis ni discusión- “desde siempre”, de “toda la vida”. Hasta que los Agentes de Extensión Agraria fueron informando a los labradores de lo que cualquiera no aferrado a ultranza a la tradición hubiera advertido: que los insectos huían ante cualquier movimiento de tierra, que se mataba muy poca “miseria” y que la tierra que quedaba -calcinada- era muy poco apta para aportar nutrientes a las plantas, puesto que la materia orgánica que pudiera contener, desaparecía con la práctica de los “hormigueros”.

Los dichosos “hormigueros” habían de realizarse en tiempo seco como es natural, porque la combustión duraba más de un día. Para tener una orientación se recurría siempre al vaticinio de alguien que “entendiera” del tiempo, ya que el Calendario Zaragozano no era muy fiable, en sus predicciones a largo plazo. Así es que la decisión de hacer o no hormigueros dependía del consejo de quien “supiera” de “tortosanos”, “torresicas” “maretas”, “ponientes” o “nortes”. Es fama en el pueblo que el ciudadano en cuestión, el más afamado, era célebre porque siempre se le mojaban los hormigueros cuando los hacía en sus huertas. No hubiera habido tanta tribulación de haber contado con las previsiones del tiempo en la tele.

Imagen

En mi pueblo, había, además, un personaje determinante en esto de anunciar el tiempo: el sereno. La persona encargada de patrullar las calles para tranquilidad de los vecinos a partir de la media noche y que se ocupaba de cantar las horas y de anunciar el tiempo que estaba haciendo durante su ronda mediante una especie de “oración-reloj-parte meteorológico” que venía a decir: “Ave María Purísima, las doce, sereno”. 

Podían ser las doce, la una o las dos o las tres, como en la canción de Sabina, y estar sereno, nublado o lloviendo; o también, como cantó aquél entrañable sereno de mis años mozos: “ni sí, ni no” ante la ligera llovizna de la noche; que no tenía a su disposición los elementos con los que discernir qué era lo que estaba pasando. ¡Qué tiempos!

Alguna que otra tontería

 

Querido Pepe:

Pronto va a ser el día de tu santo y no sé si podremos ir a verte este año, gracias a la maldita crisis. Mal que nos pese el dinero del que disponemos cada vez es menor y no vemos claro el futuro a pesar de que, según dice el señor Rajoy, las medidas que está tomando su gobierno nos sacarán del pozo en el que nos metieron los gobiernos de su antecesor. Políticos. A esto le llamo yo matar la piel del oso antes de haberlo cazado, una tontería, vamos.

Pero mayor me parece la tontería que cometen las defensoras de la igualdad de la mujer cuando piden cosas tan peregrinas como que el cincuenta por ciento de todo sea para las mujeres y la otra mitad para los hombres: ¿Por qué han de limitarse al una cuota tan ridícula y no se plantean que pueden ocupar todos los puestos que estén a su alcance? ¿Será porque están recurriendo a una estrategia -muy femenina por otra parte, y que no se me altere tu parienta- de ir poquito a poco ganando terreno en este campo? ¿Será porque son conscientes de que -tranquila, prima- no pueden aspirar a más?

Todo este maremagnum del feminismo rampante me parece una tontería monumental. Los hombres y las mujeres somos diferentes, gracias a Dios y puestos en el terreno de la competencia, el que más pueda, para él. No me vengan a contar milongas de que si una mujer, en una empresa, demuestra su valía, no ocupa un puesto de responsabilidad por encima de un hombre que sea menos adecuado que ella para un puesto, porque estarían llamando imbéciles a los que dirigen las empresas.

Para que veas que la vena artística no se pierde en la familia, te pongo un enlace que, si lo abres, te va a gustar. Luego, si te parece, comentas algo…

http://soundcloud.com/rigel-1/tonter-a

Hablando de cosas serias, veo mal a tu equipo, que se desfonda en cuanto ha de correr un poquito y pierde puntos a chorros que quizás le hagan falta para mantenerse en el puesto que le corresponde -con permiso del Atlético de Madrid, del Sevilla, del Español, del Athletic- porque los otros dos están ya copados para siempre. Nosotros, los del Real, vamos viento en popa ganando en todos los sitios porque somos los mejores. Luego, venís todos los demás.

Me ha contado un amigo que algunas mascletás están resultando espectaculares. Ahí sí que no hay quien os meta mano porque para la juerga, el cachondeo y pasarlo bien, no tenéis rival, ni siquiera los andaluces pueden con vosotros, porque después de la juerga les sale la vena melancólica y terminan filosofando.

No quiero decir con esto que no seáis trabajadores y cumplidores como el que más; lo que pasa es que lo tenéis todo en esa tierra y, claro, el resto os tenemos un poquitín de envidia, hay que reconocerlo.

Bueno, chaval. Ya que no podemos vernos, al menos, cuando hagáis la paella del día de San José, pensad un  poquito en nosotros que estaremos de puente… en casa.

Besos

Isidro.

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: